jueves, 9 de septiembre de 2010

El calvario de Rosario Central

Sorprendió al mundo del fútbol el descenso de Rosario Central. Si bien desde hacía tiempo que peleaba por el promedio, siempre daba la sensación de tener un bonus para mantenerse. En este Clausura se le acabó y tras malos resultados jugó la promoción, como un año atrás. Sufrió en la ida ante All Boys y rescató un empate pero en el partido de vuelta con un Gigante de Arroyito completo, sufrió y perdió categóricamente y perdió la categoría.

“All Boys realmente le dio una muestra de como se deben hacer las cosas en un club para que a este le vaya bien. En lo futbolístico, tuvo un gran equipo y un gran planteo y Central fue pálido como todo el torneo predecesor al descenso.” Opina Federico Rudistein uno de los cinco consultados sobre el tema.

Después de un mes de receso y con el retorno del fútbol, parecía que el Canalla volvería a vivir. Nueva dirigencia, cinco mil socios más y muchísima expectativa que no pudo ser en la primera fecha por falta de luz; comenzó en la segunda ante un nuevo Gigante de Arroyito colmado y un equipo de renombre, para la categoría: Broun, Braghieri, Guizasola, Kily González, Lucho Figueroa, Toledo, Jonathan Gomez, Paglialunga, Shaffer, Diego González, unas de las figuras del equipo de Mostaza Merlo.

Algunos se animaban a apostar a un retorno rápido, arrasando, sin embargo hoy está muy lejos de eso. Y la pregunta, que tanto cuesta contestar es: si tiene plantel, DT, es un club grande, ¿por qué le cuesta tanto y aún no ha ganado en cuatro fechas? “A mi me parece que todavía están pensando que las cosas iban a ser mas fáciles y con ese pensamiento les va a ir muy mal.” Agrega Federico Rudistein.


Matías Baldo no se escandaliza con el comienzo: “todavía no termina de acostumbrarse a una división que es tan o más dura que la Primera. Además para una institución el descenso siempre es un golpe duro al que también hay que reponerse” y pone como ejemplo a Platense que en una categoría menos, no ganó en los primeros siete partidos y ya cambió de DT.

Dan Hojman nos da otro punto de vista: “le cuesta ganar porque se acostumbró, desde lo futbolístico, a jugar en una categoría, la primera, muy distinta a la B Nacional o al Torneo Nacional. En el Nacional B son muchísimos más los viajes, más duros los jugadores y más duros los estadios. Son categorías distintas, muy diferentes. Mucho más técnica la primera, y mucho más mental y física la segunda.”

La diferencia entre la Primera y la B Nacional son abismales. Lo muestran los equipos que ascienden y no hacen pie (es cierto, con complicidad del sistema del promedio) y ahora le ocurre lo mismo a Central. Sin embargo, Esteban De León observa mucho más específicamente de por qué le cuesta tanto al Canalla: “el técnico no esta haciendo jugar a los jugadores, no hay idea ni volumen de juego y eso se nota y acá importa y muchísimo el juego colectivo. ¿Los jugadores no entenderán al técnico? Puede ser.”

Todo puede ser y así como Merlo tiene cierta culpa, hay que ver la de los jugadores. ¿Por qué futbolistas que han jugado en Primera, en el exterior e incluso en Europa les cuesta destacarse en la B Nacional? Esteban lo adjudica a un estilo de la categoría: “No te regalan nada y no hay espacios, tenés que jugar muy rápido.” Federico lo adjudica al “ambiente hostil y puede que haya algo de emocional porque un jugador que jugó en Europa está jugando en el ascenso”.

Matias Baldo entiende que hay varios factores: “los viajes, la infraestructura, la presión y puede existir cierta subestimación”. Lapache, nuestro columnista de ascenso hasta se anima a armar “un equipo con más roce, que requiere de aguante físico, podría ser: Trípodi, Pilipauskas, Paez, Laspada, Testa; Orfila, Gallardo; Donda, Román Díaz; Martinuccio, Yaqué”.

Entre las respuestas de estos cinco seguidores del fútbol del ascenso, parte del rompecabezas se puede armar. En general, el tema de la presión, el fútbol más físico y mental son recurrentes entre los comentaristas. A la hora de hablar de por qué duran tan poco los ascendidos, Federico critica la predisposición de la AFA, Matías critica a los que desesperados por sumar dejan de lado sus principios y Esteban cree que la adaptación también tiene cierta responsabilidad.

Agradecimientos Matias Baldo, Dan Hojman, Federico Rudistein, Lapache y Esteban
Related Posts with Thumbnails