martes, 21 de diciembre de 2010

Rincón Wanda 40

Hay diferentes maneras de suspender partidos. Una de ellos es arrojando proyectiles. O se puede arrojar proyectiles como protesta y sin generar la suspensión.

En Bélgica, en el clásico de Bruja-Anderlecht le tiraron bolas de nieve a un jugador cuando iba a ejecutar el corner. Lejos de enojarse, Legear se animó a esquivarlas.


En Suiza, el Luzern y el Basel se enfrentaban y apenas comenzado, empezaron a arrojar pelotas de tenis. ¿Por qué? Porque habían cambiado el horario del partido para que no se superponga en el horario de TV con un partido de Roger Federer, ídolo en esas tierras.
Related Posts with Thumbnails