jueves, 2 de diciembre de 2010

Independiente se complica sólo

En la final de ida de la Copa Sudamericana, el Rojo dio un paso atrás. En Goiania, donde el Goiás hace de local cayó por 2-0. A los 14, Lucas Mareque intentó salir jugando, la tiró larga, Otacilio Neto lo presionó y en la disputa de la pelota, se dio una carambola inexplicable que lo dejó a Rafael Moura mano a mano con Hilario Navarro. Fue el 1-0, cuando el conjunto local había hecho poco por merecerlo.

Con un campo muy grande, el pasto muy alto y las intensas lluvias anteriores, el fútbol de Independiente nunca llegó. Cabrera estuvo desacertado, Battión no podía frenar los contraataques, Mareque perdía las espaldas permanentemente y... a los veinte, llegó el segundo gol. Costa -gran figura de la noche- picó por la derecha, y cuando le iba a pegar le pifió, con tanta fortuna que le quedó a Otacilio Neto que solo la tuvo que empujar enfrente al arco vacío. 

Goiás no propuso mucho más y apeló al contraataque. Independiente, con pocas ideas y desorientado, no pudo reaccionar. Para colmo, a los quince del complemento, el cuarto árbitro (sic) desde setenta metros expulsó a Andrés Silvera, porque éste forcejeaba con un defensor, que sufrió un corte de labio. Finalmente, los de Mohamed se conformaron con el 0-2 y resignaron el ataque, aunque saben que para la definición en el Libertadores de América deberán mejorar muchísimo, ganar por diferencia de dos goles y suplir la ausencia de Silvera. Goiás está a un paso de la hazaña, Independiente arranca desde atrás.

*Vergonzoso trato recibieron los argentinos en Brasil. Algunos hinchas no pudieron viajar, los jugadores fueron reprimidos por la policía estatal, sufrió gas pimienta y a la noche padeció bombas de estruendo y molestias en la puerta del hotel. En fin, una vergüenza el trato recibido por la delegación roja que está en llamas
Related Posts with Thumbnails