viernes, 26 de noviembre de 2010

Independiente está en la final de la Sudamericana

Se suele escuchar que los partidos de Copa duran 180 minutos (ida y vuelta), algo que parece, que el Turco Mohamed y sus muchachos entendieron muy bien. Media hazaña fue hecha en Quito tras perder por 3-2, en la altura y donde Liga suele hacerse fuerte. La otra mitad fue ayer, cuando el Libertadores de América se vistió de gala y repleto de gente explotó con los dos goles que le dieron la clasificación a la final.

Con un 3-4-3 moderado, aunque intentando tener el protagonismo, Independiente salió muy bien a jugar el partido. Liga entendió a la perfección su necesidad de poner nerviosos a su rival y a esa caldera en la que la temperatura estaba cerca del Diablo. Jugando tranquilos, buscando la infracción, haciendo tiempo; sin embargo, su mejor virtud era -paradójicamente- el poco volumen de juego del Rojo.

La manera ideal para romper el cero fue de pelota parada. Fredes en la medialuna tomó el rebote (siempre es clave la "segunda" jugada) y la metió de cabeza para Leonel Galeano. Aplicando la táctica de los dos cabezazos en el área, apareció Parra y tras la asistencia del miramarense, la empujó con la testa al fondo de la red. 

Independiente creció, empezó a jugar mejor, a tener la pelota y pisar el área. Hernán Fredes era el abanderado, e incluso le sirvió una pelota a Parra que ni él ni después Silvera pudieron meterla en el arco. Cuando se acababan los primeros 45, Barcos casi sorprende a Hilario Navarro, pero en la jugada siguiente, Juan Manuel Salgueiro encontró una pelota viva merodeando el área, se acomodó y puso un zurdazo impecable al lado del palo. Golazo. Baldazo de agua fría para los locales y un volver a empezar.

Entre sorpresa y pasividad, comenzó el segundo tiempo. Al minuto de juego, Patricio Urrutia el -casi siempre- prolijo volante central perdió una pelota en la medialuna gracias a la presión solitaria de Fredes y éste con un zurdazo la cruzó ante la estirada de José Cevallos. Increíble momento para poner las acciones a merced del local.

Pasó el tiempo, Bauza comenzó a mover el banco buscando más gente en ataque. Bolaños, Calderón y Gamez fueron las piezas, sin embargo poco pudieron hacer. Apenas el tercer tuvo un remate en el palo que fue de lo más peligroso. Hernán Barcos también tuvo la suya con un débil derechazo que casi se mete en el ángulo. Pero Independiente demostró su fortaleza y garra. Desde la experiencia y tranquilidad de Tuzzio, la madurez y empuje de Julián Velázquez y el aguante y picardía de Silvera más la entrega de los autores de los goles, el Rey de Copas dio un paso más para alzar la 16ª conquista. 

El otro finalista es Goiás, equipo brasilero recientemente descendido a la Serie B brasilera. En la ida cayó como local 1-0 ante el poderoso Palmeiras, de Marcos Assuncao y Luiz Felipe Scolari como DT. En la vuelta, disputada el día miércoles también perdía 1-0. Sin embargo, en la última del primer tiempo un rebote lo favoreció y logró empatar. Cuando quedaba quince, el shock fue total por un nuevo gol de cabeza. Felipao, declaró: "Esto es humillante, una vergüenza". El miércoles 1, la ida en Goiania, la vuelta el miércoles 8 en el LDA.
Related Posts with Thumbnails