sábado, 21 de agosto de 2010

¿Por qué tanta popularidad? IV

Cuarto capítulo del excelente capítulo de El Fútbol Asociado de Ramificaciones, obra del filósofo Hernán Zucchi. Se le da una última vuelta de tuerca a la utilización de la mano como excusa de la popularidad del fútbol.

Continuación de PARTE 3
Volvamos a nuestro tema. Todos los deportes, dijimos, se valen de la mano y muchos emplean, además, instrumentos que maneja la mano. Debiéramos calificar a esos deportes como “naturales” porque a pesar de su carácter convencional conciben al jugador como un ser dotado de manos, que es precisamente el hombre tal cual existe.

En efecto, ¿qué diferencia sustancial existe entre arrojar una lanza o una jabalina? ¿Y qué diferencia existe entre usar espada de duelo y la espada del juego de esgrima? Muy poca. Porque esos deportes se valen de la mano, como lo hace el hombre cuando produce y cuando trabaja.

En cambio, en el fútbol se niega y prohíbe el uso de aquel miembro que hace del hombre un hombre. ¿Por qué? ¿A qué se debe esa suerte de mutilación o si se prefiere, de esa abstracción que postula el fútbol?

Y sin embargo, según mi opinión, esa sería la razón fundamental del éxito del fútbol respecto de los otros deportes. ¿Acaso la misión del juego no consiste en idear un mundo irreal, es decir, forjar un universo diferente del cotidiano y que nos arranque de las obligaciones rutinarias a que nos somete la vida?

¿Acaso no logra el fútbol, trazando un espacio abstracto, casi geométrico, irreal, separarnos del espacio complejo en que nos movemos cotidianamente? ¿Y la pelota, no es acaso como se ha dicho, un objeto asimismo esencialmente de diferentes objetos naturales, que no son ni esféricos ni elásticos? ¿Y acaso el hombre que juega al fútbol, no ese esencialmente diferente del hombre común?

La Revolución Industrial hizo posible el fútbol moderno. Pero esa Revolución, para poder lograr sus formidables objetivos debió emplear el trabajo humano en proporciones nunca vistas hasta entonces, Debió recurrir a métodos de trabajo consistentes en emplear los brazos y manos de modo total y masivo. De modo que aquello que había permitido la liberación de la naturaleza fue en tiempos de la Revolución Industrial lo que vino a ser el modo de una nueva esclavitud. Idear y habituar un mundo en que no se deban emplear las manos es forjar un universo liberador, donde se descubren nuevas posibilidades del hombre. El fútbol, como otras manifestaciones de la cultura contemporánea, parece abrir nuevos horizontes a una sociedad sumida y aplastada por el trabajo, la rutina y el aburrimiento.
CONTINUARÁ...

Related Posts with Thumbnails