martes, 3 de agosto de 2010

¿Por qué tanta popularidad? II

Continuamos con el capítulo de Ramificaciones de Hernán Zucchi. La idea es descubrir la pregunta del título que ilustra esta serie de posts. Los recortes fueron hechos por el autor del blog, en verdad es un texto de corrido, por eso es casi obligatorio leer la parte uno para entender la dos. Digamos que estas dos primeras entregas son una suerte de introducción a la consigna de estas Historias Mínimas.
Al margen de los hallazgos arqueológicos, su origen parece remontarse a la Edad Media. Pero la práctica intensiva aparece hasta la Revolución Industrial, es decir, hasta fines del siglo XVIII. Según estudios recientes su nacimiento se produce en medios humildes, sobre todo en zonas industriales. Todo hace pensar que fue primitivamente cultivado por trabajadores. Un pasatiempo, al fin.

A mediados del siglo XIX comienza a institucionalizarse. Se constituyen clubes de fútbol asociado (NdR: Fútbol asociado, para distinguirlo del rugby fútbol. Así se lo debe llamar y ese es el nombre de la FIFA) y de rugby. Los ingleses llaman al primero soccer y al segundo rugger. Pero el fútbol asociado gana más adeptos. Este se mantiene como deporte de los collages ingleses y de nuestros estudiantes secundarios y universitarios. Pero el fútbol es más popular. Lo practican todos y en todas partes.

Inglaterra no sólo exporta tejidos, maquinarias. También difunde su estilo de vida, basado en un trabajo mesurado matizado con descansos y pasatiempos. Mercaderes, traficantes, marineros y turistas llevan el deporte en la sangre. No bien desembarcan en algún puerto, se ponen a jugar. Así se propagó el fútbol entre todos los pueblos del mundo, y también llegó a fines del siglo XIX hasta nuestras playas.

Pero esta sucinta reseña de su historia no contesta la pregunta que planteamos anteriormente: ¿A qué debe el fútbol su inmensa popularidad?
CONTINUARÁ...
Related Posts with Thumbnails