viernes, 23 de julio de 2010

¿Por qué tanta popularidad? I

Hoy comenzamos con las nuevas Historias Mínimas, se trata de un capítulo del libro Ramificaciones (viejo, pero sin desperdicio) de Hernán Zucchi, filósofo. ¿El tema? Basta con leer la primera entrega. En total serán menos de diez, y de una longitud corta, como una historia en varios capítulos.
El fútbol asociado

Se puede asegurar que no ha existido ni existe una manifestación social con más poder de convocatoria que el fútbol. Medios informativos dan cuenta de que el número de televidentes y radioescuchas de la Copa del Mundo 1978 se aproxima a los dos mil millones. Una cifra colosal. Pues ni en el mundo de la ciencia, ni en el del arte, ni en el del la religión se encuentra algo parecido. Tal vez el cine… Pero un film no es presenciado simultáneamente por todos los espectadores. Es un espectáculo esencialmente diferido. En cambio, en el mismo momento todos los espectadores vemos un mismo partido.

¿A qué se debe la popularidad planetaria del fútbol? ¿En qué consiste el poder que tiene ese deporte de provocar sentimientos, ansiedades y hasta entusiasmos? Políticos, artistas, predicadores, periodistas, quisieran arrancarle el secreto a aquel mensaje que enfervoriza a los hombres.

Y sin embargo, después de todo, es un deporte como cualquier otro. Deporte competitivo se alinea junto a los juegos modernos (tenis, rugby, volley, basket, etc.) y con los más tradicionales (atletismo, lucha, carrera de caballos, etc.). Sin embargo los aventaja en su popularidad. Además los supera en extensión. Cubre casi todo el planeta.
CONTINUARÁ...
Related Posts with Thumbnails