viernes, 9 de julio de 2010

Lionel Messi ¿héroe o villano?


Ya analizamos cómo le fue a Argentina y errores y aciertos de Maradona. Hoy es el turno de Lionel Messi, el diez de Argentina, el mejor del mundo, que tuvo altas y bajas. Nuevamente ocurre lo mismo que con el Diego, llamarlo villano es un pecado, pero no se trata más de una idea de la gente.

Messi jugó ante Nigeria y Corea del Sur sus mejores partidos con la camiseta de la selección. Fue el jugador que todos querían, cerca del área, participando del juego, facilitando goles y probando al arco permanentemente. Si no convirtió fue porque ambos arqueros fueron figuras. Siendo uno de los que más pateó al arco, no la pudo meter y siendo de los que más pases dio, no tuvo relevancia en los partidos claves.

Ante Grecia, tuvo el sello de su juego. Participó poco, prácticamente nada ante una exasperante Grecia que le puso marca personal (en el día de su debut con la cinta en la Mayor), pero en los últimos quince minutos, ya liberado hizo la diferencia. La apertura llegó por pelota parada, pero en sobre el final y sumado al ingreso de Pastore, Lio volvió a tocar, aparecer, hacer jugar a los demás y hasta pudo hacer su gol, pero el palo le dijo que no. De todas maneras, ese poste quedará en la historia porque Palermo lo convirtió en gol.

En la zona de llaves, Messi jugó mal en los dos partidos. En una de las pocas que tocó ante México, asistió a Carlitos para que de cabeza y en fuera de juego, ponga el uno a cero. Después, se quedó arriba en soledad con Higuaín, pero estuvo lejos de armar una sociedad y aprovechar los espacios de las contras. Con una imagen mala pero reemplazada por el triunfo de su equipo, la Pulga llegó a Alemania como el salvador.

Aterraba el juego de Alemania, tal vez subestimada por Pasman y Maradona (¡coincidieron en algo!), le salieron absolutamente todas las que quería y cerró un partido que para algunos propios teutones fue el mejor partido de su selección en historia de los mundiales. Una de las virtudes, fue haber marcado a Messi de cerca. O el doble pivote, o alguno de los de las bandas, no lo dejaron jugar cómodo.

Y llega el debate. ¿Se le exige más a Messi? Personalmente creo que sí, siempre se espera una genialidad de él y no porque agrandemos y lo hacemos un genio, sino porque está capacitado para hacerlo. Pero lo pueden marcar de cerca y no participa, y se fastidia y se pierde,… pero es Messi, y se espera que se saque cinco de encima y la meta de mitad de cancha.

La realidad es que tuvo partidos extraordinarios, en los que parecía que se llevaba todo por delante pero a la hora de los bifes, no participó y fue uno de los principales en irse con la cabeza gacha. Claramente no fue el Mundial de Messi, porque todos se lo imaginaban perdiendo más adelante o saliendo campeón aunque con otra imagen. Quedará borroso el recuerdo del debut y la goleada a Corea, pero mucho más pesarán esas lágrimas en el hombro de Maradona y la ausencia en los partidos claves. Los detractores podrán seguir diciendo que es un pecho frío, pero los más lógicos entenderán que falló.

Tal vez y ojalá sea el Mundial que viene y se adelantó al jugador. Pero era inevitable, en un país necesitado de afecto y demostraciones de superioridad, Messi no ayudó y con sus maravillas ilusionó a muchísima gente. Por ahí tampoco lo benefició el modo de ofensiva del equipo, que más bien se basó en reunir individualidades, pero tampoco cierra el círculo.

Por último y también importante de nombrar, se trata de si a Messi, se le exige más específicamente, es decir, una pelota de gol que pone un jugador merece una buena nota y una que pone Messi, no sobresalta, porque de él se espera que asista y defina. Si es así, será una lástima porque se lo perjudicará a él y a su desarrollo.

Preparadísimo futbolísticamente, con dos temporadas de cientos de partidos y decenas de goles, parecía que era el momento ideal, pero a veces la cabeza no piensa lo mismo y parece ser que sintió la presión, que no aparecer lo libraba de los problemas y al fin y al cabo pecó de juventud, de ser un simple chico al que se le pide una obra de arte en cada pincelazo.

Llamarlo fracaso suena a exageración, claramente no fue su Mundial y no cumplió con las expectativas puestas en él. ¿Estuvo bien armar el equipo alrededor de él? ¿Será hora de dejar de agrandar a Messi? ¿O quizá, sea momento de entender que en el fútbol, cualquier equipo está por encima de un jugador?

Related Posts with Thumbnails