martes, 22 de junio de 2010

Día 11

La jornada arrancó imparable. Muchos argentinos prefirieron dormir, pero el resto, arriba 8:30 a ver Portugal – Corea del Norte. Ni el mismísimo Eusébio, ni Figo, ni el propio Zidane, presentes en la cancha, hubieran imaginado que el equipo luso pasaría del 1 a 0 en los primeros 45’ a un 7 a 0 en la segunda parte.

Hasta CR7 (o 9), que no convertía desde febrero de 2009 en un amistoso ante Finlandia de penal, marcó de forma extravagante. El esférico botó en su cabeza y en su espalda, y luego le cayó servido para la volea sin guardameta presente. Tiago convirtió dos y también sumaron Hugo Almeida y Liedson. Destacadísima tarea de Raúl Meireles, volante central del Porto, con gran vocación y llegada al gol. Los coreanos se plantearon atacar en el segundo tiempo, pero dejaban a dos o tres frente al ataque portugués, que siempre contaba con los punteros por ambas bandas, los volantes, el 9, claro, y Meireles, siempre presente.

Cerca estuvo del 8 a 0 histórico de Alemania a Arabia Saudita en 2002, pero en el sector occidental de la península ibérica, la euforia fue incontrolable. Y no fue para menos.
El partido central fue Chile – Suiza. Tuve la oportunidad de verlo con relato chileno, y se vio como en muchos países se habla y tanto de la supremacía actual de los sudamericanos. Chile, muy fiel a Bielsa, con muy buen manejo de la pelota, atacaba pacientemente, pero Suiza respondía. Behrami venía generando líos, y ya su apariencia mostraba su rebeldía. Tanto quejarse y tirarse le duró poco: después de tirarle un manotazo a Vidal, un muy polémico árabe que se hacía llamar árbitro le mostró la roja. No sería todo, terminaría mostrándoles a los chilenos seis amarillas, casi todas por hablar. “La roja”, pero la selección, hizo lo que pudo, atacó más seguido y Bravo respondió bien en el arco cuando Suiza se iba de contra. No obstante, los helvéticos plantearon un partido defensivo: la última fecha les toca con Honduras y un empate era más que ideal.

Después de mucho esfuerzo y de poner en cancha al delantero Paredes unos minutos después de hacer lo propio con dos experimentados y habilidosos, Mark González y Valdivia, Chile llegó al gol. Sorprendió que Don Marcelo retirara del campo a Suazo, ya que tardó varios minutos en dejarlo entrar a Paredes, único 9 “de raza” suplente.

Se le dio con este hombre el gol, aunque luego se perdería varias claras que hubieran sido claves en la diferencia de gol. El “amor” del partido en cuestión vino con una corrida que desparramó al arquero, y adelantándose mucho, el zurdo goleador cruzó el área con un certero centro para Mark González. Este otro zurdo cabeceó con pique, y sufriendo, como todo el partido, entró pidiendo permiso.

Es increíble, pero Chile, habiendo ganado los dos partidos, está más complicado que su víctima de turno, y que el candidato, la otra “roja”.
Para el postre, España con Honduras. Curiosamente el árbitro fue japonés, aunque el español lo debía manejar (no lo necesitó mucho porque no les hizo caso a las quejas hondureñas, mientras que los españoles ni necesitaban protestar para que les sancionaran faltas).

Honduras, un equipo flojísimo, buscó aprender a salir jugando (cosa que hacía a una velocidad vergonzosa). No supo buscar el pelotazo cuando fue necesario, y para España fue un partido con los sparrings, aunque le costó bastante. El equipo europeo se hizo con el partido enseguida, pero no supo liquidarlo, cosa necesaria para liderar el grupo (en cuestión: no vérselas con Brasil). La pelota corría en paredes desde la salida del área, pero no hubo caso, Villa quedó ahí nomás de Higuaín al errar un penal bien pensado pero ejecutado de forma nerviosa e infantil, con mucho apuro y no sabiendo canalizar la presión. Claro que el penal no fue todo el partido, y los centroamericanos tuvieron mérito en algunos cruces claves.

TÁCTICA: Suiza se defendió bastante bien, y de hecho, se asemejó al récord italiano de 1990, pero en dos ediciones: no recibió goles en cinco partidos y parte de un sexto. Habrá que ver cómo se las arreglará contra Honduras, si le dará más libertad a Barnetta, si pondrá a Frei, a N’kufo y a Yakin juntos, etcétera.
Hablando de Honduras, si no quiere avergonzar a su subcontinente, deberá buscar un juego nuevo, empezar de cero como si fuera el debut. Aún tiene limitadísimas chances, y casi nadie que esté cuerdo confía en este equipo, pero si quiere irse con la frente en alto, será importante dejar con las ganas a Suiza.

EL DATO: Suiza llegó a la cifra mencionada, y pasando a la estadística puntual, Portugal se catapultó a octavos, ya que en los papeles, este grupo se define acorde a la cantidad de goles que se le hagan a Corea y la menor cantidad que se reciba con Brasil. Para darse una idea, si Brasil gana 2 a 0, a Costa de Marfil no le alcanza ni con el 7 a 0 por los goles de Portugal, ¡Y todo por no dejar de respetarse en el primer encuentro!

LA PERLITA: El gol de “Cris Ronal”, sin lugar a dudas, le retomó la confianza. También, los accesos de locura de Bielsa, que venía de estar muy tranquilo en el banco hasta los 70 minutos. Cabe mencionar que fue uno de los mejores goles del Mundial hasta el momento el primero de David Villa, donde regateó a dos hombres de blanco y azul y definió arriba a la izquierda de Valladares (que aún no se sabe con certeza si es diestro, zurdo, ambidiestro, o sin piernas).

ARGENTINA: Se confirmó el equipo a través de Ruggeri en el Show del Fútbol para el partido del martes con Grecia: Romero; Otamendi, Demichelis, Burdisso, Clemente Rodríguez; Maxi Rodríguez, Bolatti, Verón; Messi; Agüero y Milito.
Related Posts with Thumbnails