jueves, 3 de febrero de 2011

Un empate antes de la largada

En el último partido de verano, Boca y River no se sacaron ventajas. Por motivos protocolares e inentendibles, el trofeo Luis Nofal se lo quedó Boca, con la excusa de haber ganado el primer partido en Mar del Plata.

Comenzó mejor River en Mendoza con un inspirado Lamela, un Almeyda dueño del mediocampo y Pavone movedizo. Dos veces probó Matías desde afuera, en otra oportunidad Erik estrelló un remate en el poste y Mariano abrió el marcador. Le ganó en lo alto a Caruzzo, García la atajó una pelota soberbia, pero en el rebote, el Tanque la empujó para el 1-0.

River tuvo unos minutos más de domino, sin embargo, Boca se empezaba a acercar. Chávez y Mouche eran de los más explosivos, pero en el mediocampo crecía la figura de Somoza y las trepadas de Clemente. Antes de que termine la primera etapa, Colazo (la había parado con la mano) tiró un centro al primer palo, Chichizola dejó un rebote en medio del área y Palermo aprovechó el error para poner lo que serían cifras definitivas.

El segundo tiempo estuvo de más con mucho pelotazo y demasiados foules. El balón estaba predominantemente en el mediocampo y los arcos quedaban lejos. No hubo más. Un cierre para corregir muchas cosas para los dos en vistas al complejo semestre que se les viene a los dos.
Related Posts with Thumbnails