sábado, 3 de julio de 2010

Día 20

Un día más de Mundial y muchas más emociones. Después del primer parate del calendario (dos días nomás), volvió el fútbol con un partido para ver y rever.

Holanda y Brasil jugaron un partidazo, que tuvo de todo. Lindos goles, bloopers, expulsiones, atajadas y un resultado sorprendente. Comenzó mucho mejor Brasil teniendo la pelota y con las situaciones de gol más claras. Toques para un lado, para el otro, y varias chances claras.

A los diez minutos, Luis Fabiano se llevó la marca del defensor central y picó al vacío Robinho. Felipe Melo metió un pase bochinesco y lo dejó sólo al jugador del Santos en la medialuna. Definió de primera ante la salida de Stekenburg y abrió el marcador. A la siguiente, asustó Kuyt, pero Júlio César no pasó sobresaltos.

A los 25, tras un corner llegó un centro por lo bajo de Dani Alves para el central Juan que le pegó incómodo y no agarró de lleno el balón. La mandó muy lejos, pero fue un nuevo anuncio. Más cerca del segundo que los holandeses del empate, Kaká hizo una muy buena combinación con Robinho y apuntó al ángulo. Stekelenburg con una brillante volada a mano cambiada, evitó la caída.

El segundo tiempo comenzó igual, con la verdeamarelha manejando y sintiéndose en semifinales, pero como dice Tusam, puede fallar. Y falló, porque a los siete, llegó un centro de zurda de Sneijder, desacoples defensivos entre Felipe Melo (metió el gol en contra) y el gran arquero (falló en la salida) y un centro indefenso terminó en ser la anestesia a lo que sería una operación sin precedentes.

Brasil se perdió en los laureles y no encontró el rumbo. El encanto holandés sólo se vio interrumpido por unos segundos con un remate a colocar cercano de Kaká. Pero, llegó un corner ejecutado al primer palo por Robben, la peinó Kuyt, todos perdieron sus marcas y Sneijder, que mide 1,70 cabeceó al gol.

Su festejo loco señalándose la cabeza, fue la imagen de lo que ocurrió: una locura inesperada. Si antes no podía reaccionar, Brasil ya era una tumba. Para colmo, Felipe Melo no soportó que Robben pisara la pelota y lo pisó sin pelota en juego y vio la tarjeta roja. Más allá del pésimo arbitraje del japonés con demasiada permisividad, la expulsión fue correcta.

Holanda intentó seguir teniendo la pelota lejos de su arco y cuando no la tenía, presionaba arriba. Forzó a increíbles errores defensivos y las chances de los sudamericanos fueron solo de una corrida de Kaká, un centro cerrado de Maicon, un tiro libre a la barrera de Dani Alves y una mediavuelta de Lucio. En el otro arco, Huntelaar, Kuyt y Sneijder desperdiciaron contraataques increíbles, que se olvidarán únicamente porque su equipo ganó.

Terrible batacazo en Port Elizabeth, con la caída de uno de los dos máximos candidatos. Holanda, a paso silencioso y de camino relativamente sencillo, está en semifinales y casi con un pie en la final.

Para completar la llave y conocer el rival de la Naranja, jugaron Ghana y Uruguay, con el resultado ya puesto del partido anterior. El partido comenzó muy parejo con pocas chances. Luis Suárez, héroe de la jornada protagonizó las primeras aproximaciones, con algunos remates desde afuera. Por el otro lado, Vorsah tuvo una, Gyan se animó a probar desde afuera y Boateng casi cierra una gran jugada con una espectacular chilena.

Pero ninguna fue gol, y cuando parecía que el primer tiempo terminaba después de haber visto un primer tiempo equilibrado, con poco para destacar, Muntari agarró la pelota desde muy lejos y apuntó al arco de Muslera. Todos los reflejos que tuvo Gyan para agacharse y dejar pasar el balón, fueron los que necesitó el arquero para reaccionar ante una bailarina Jabulani. Uno a cero, en el cierre del primer tiempo gracias a un terrible zurdazo y la floja respuesta del arco de Lazio, quien luego sería héroe.

Más parado en ofensiva, Uruguay intentó desde el comienzo el gol del empate, y Diego Forlán desde un tiro libre, también contó con complicidad del arquero para convertir el gol del empate. La pelota también viboreó y terminó inflando la red. El partido se hizo de ida y vuelta con los dos equipos sin miedo a recibir goles y tomando pocos recaudos. Pudo ser de Gyan y de Suárez, otra vez en dos oportunidades, pero esta vez los arqueros se habían decidido a defender.

Pasó poco más y hubo treinta minutos de prórroga. Era notorio el cansancio, en especial de los africanos que venían de jugar también 120 minutos, pero sobre el final tuvo dos clarísimas. Primero cabeceó Gyan desviado, luego con un centro se generó una jugada muy confusa. Salió mal el arquero, cabeceó Mensah y Appiah –en offside- le pegó como pudo, a lo que respondió Suárez, la carga volvió y ya vencido Victorino, el nueve del Ajax metió la mano como un bloqueo de voley para evitar el gol sobre el final.

Se retiraba llorando el pobre de Luisito y ya todo el estadio festejaba el triunfo, pero Gyan quien había metido sus dos penales anteriores, lo estrelló en el travesaño y el balón terminó muy alto. Ahí empezó a perder el partido Ghana, porque anímicamente Uruguay estaba un escalón arriba.

Desde los doce pasos, Forlán, Gyan, Victorino y Appiah convirtieron sin problemas. Scotti de corta carrera la metió de suerte y Mensah lo quiso emular con dos pasos de la pelota, pero le salió un débil remate que contuvo sin problemas Muslera. Maxi Pereira con la chance de ponerse en ventaja falló y Adiyiah para empatarlo, también desvió su remate en el arquero.

El quinto penal estaba designado para el ingresado Loco Abreu. Famoso por sus vaselinas desde los doce pasos, todo el mundo recordó varias de sus locuras, aunque pocos imaginaron que este día fue un capítulo más. Tomó larga carrera y con su botín zurda empaló la pelota con una definición exquisita que le valió la clasificación.

TÁCTICA: Brasil jugó un gran primer tiempo pero no supo mantener la diferencia y marcó muy mal cuando lo exigieron. Perdió la cabeza en la adversidad y sufrió más de lo que tenía pensado. Holanda, hizo méritos en salir perdiendo 0-1 en el descanso y luego justificó y mostró deseos de vencer. Decidido, presionando arriba y con varios jugadores en buen nivel, encontró a la pelota parada como mejor expresión. Ghana, a veces desordenado, otras rápido para la contra, perdió por el simple hecho de fallar desde los doce pasos. Inteligente Uruguay, se vio sorprendido con la desventaja, pero se reacomodó y reaccionó llegando al empate gracias a Forlán.

LA PERLITA: Diferentes en el campo de juego como afuera del mismo, mirá cómo vivieron ghaneses y uruguayos la previa del partido. Unos con un asado y otros bailando.

EL DATO: Con el penal que falló hoy, Gyan se convirtió en el primer africano en fallar dos penales en Copas del Mundo. Ghana se convirtió en el segundo país en jugar dos prórrogas seguidas después de Italia en 2006, aunque esta vez perdió en la segunda oportunidad. De los últimos 20 primeros tiempos que Brasil ganó, 19 ganó el partido, con excepción de hoy.

ARGENTINA: Si bien Messi estuvo con fiebre estará vs. Alemania, Maradona dio una conferencia de prensa en la que dijo que no le importaba Brasil, criticó a Baldassi y además recibió el perdón de New York Times que tiempo atrás había escrito una nota en su contra y ahora se rectificaba.Ballack pronosticó un 3-1 a favor de Alemania y Schweinsteinger protestó por la actitud de los argentinos frente los arbitros.
Related Posts with Thumbnails