domingo, 10 de mayo de 2009

Efectos especiales: el gol olímpico


Llegamos a nuestra sexta entrega de efectos especiales. Esta vez, es el turno del gol olímpico, famosa manera de hacer un gol que no implica ningún tipo de acrobacia o rareza, tan sólo pegarle con efecto a la pelota.

El gol olímpico tiene una fuerte raíz de la que nos vamos a ocupar gran parte de esta nota. Es una de las pocas jugadas de este tipo que lleva el nombre por una situación (junto a la chilena), es decir, olímpico no se inventó porque sí, tiene un motivo y ya verán cuál es.

La selección uruguaya ganó la medalla de oro en las Olimpíadas de París 1924. Los argentinos –época pre-papeleras, con buena relación (?)- los homenajearon con un partido homenaje, “festejando” el triunfo de nuestros vecinitos…

Y no crean que el partido estaba arreglado, de hecho terminó uno a cero triunfo argentino y el gol ¿sabés cómo fue? Directo desde el tiro de esquina. Los uruguayos pidieron infracción al arquero, excusaron al viento, dijeron que no se podía porque no la había tocado nadie, pero en fin, era porque nunca había ocurrido eso.

El dueño de semejante hazaña (triunfo al último campeón de visitante y gol de corner) fue Cesáreo Onzari, quien siempre sostuvo que el gol olímpico fue intencional…

Entonces, ya sabemos que el gol olímpico viene porque fue una victoria argentina a los uruguayos después que estos hubieran salido campeones en París 1924. Por ende, además del mate, los colectivos y el asado, podemos agregar al gol olímpico, que en todos estos casos comparten la cercanía de la situación con los del otro lado del ex Mar Dulce.

Este encuentro tuvo algunos datos interesantes que no podríamos dejar de mencionar. Dado al fervor de los guríses para ver a su selección campeona, no solo llenaron el estadio el 28 de septiembre sino que no se pudo jugar, ya que habían tirado el alambrado abajo entre alguno de los descontroles que acontecieron. Así fue como se terminó jugando el dos de octubre con alambrado nuevo y tanta gente como antes.

En la historia de los Mundiales, una sola vez se ha ralizado un gol olímpico. Fue en Chile 62, cuando la Unión Soviética y Colombia empataron cuatro a cuatro. Coll, del país sudamericano fue quien lo marcó y es el día de hoy que se encuentra en los libros gordos de historia.

Fútbol, historia, lindos goles. Todo en uno, un golazo olímpico.


Nota: para hacer el gol olímpico, se debe pegar con la pierna inversa a donde está el corner. Agradecemos a Lapache por un dato de Clarín y a Galeano por su gran libro "El fútbol a Sol y Sombra".

Related Posts with Thumbnails